Examen de Historia de la Filosofía PEvAU Andalucía Julio 2022

¡Obtén la mejor calificación en los exámenes de  PEvAU de Historia de la Filosofía de Andalucía!. Ya tienes disponible el Examen de Julio 2022 de la convocatoria extraordinaria y una breve explicación de lo que ha caido en el examen para que practiques.

¬°Prep√°rate la PEvAU con unedy para asegurar tu mejor nota!

Examen-Historia-Filosofia-Selectividad-PEvAU-Andalucia-Julio-2022_page-0001

Comparte con tus compa√Īeros de clase!

Temas que han entrado en el examen de Historia de la Filosofía

Y si se acordara de su primera morada, del tipo de sabidur√≠a existente all√≠ y de sus entonces compa√Īeros de cautiverio, ¬Ņno
piensas que se sentiría feliz del cambio y que los compadecería?
-Por cierto.
-Respecto de los honores y elogios que se tributaban unos a otros, y de las recompensas para aquel que con mayor agudeza
divisara las sombras de los objetos que pasaban detrás del tabique, y para el que mejor se acordase de cuáles habían desfilado
habitualmente antes y cu√°les despu√©s, y para aquel de ellos que fuese capaz de adivinar lo que iba a pasar, ¬Ņte parece que
estaría deseoso de todo eso y envidiaría a los más honrados y poderosos entre aquéllos?
Plat√≥n, Rep√ļblica, Libro VII.

La enunciaci√≥n ¬ęel hombre es racional¬Ľ es evidente por naturaleza, porque el que dice hombre dice racional; sin embargo, no
es evidente para quien desconoce lo que es el hombre. De aqu√≠ que, seg√ļn expone Boecio en su obra De hebdomadibus, hay
axiomas o proposiciones que son evidentes por sí mismas para todos; y tales son aquellas cuyos términos son de todos
conocidos, como ¬ęel todo es mayor que la parte¬Ľ o ¬ędos cosas iguales a una tercera son iguales entre s√≠¬Ľ. Y hay proposiciones
que son evidentes por sí mismas sólo para los sabios, que entienden la significación de sus términos.
Tomás de Aquino, Suma teológica I-II, cuestión 94, artículo 2.

Y, finalmente, considerando que hasta los pensamientos que tenemos cuando estamos despiertos pueden asaltarnos cuando
dormimos, sin que ninguno en tal estado sea verdadero, me resolví a fingir que todas las cosas que hasta entonces había
alcanzado mi esp√≠ritu no eran m√°s verdaderas que las ilusiones de mis sue√Īos. Pero, inmediatamente despu√©s, advert√≠ que,
mientras deseaba pensar de este modo que todo era falso, era absolutamente necesario que yo, que lo pensaba, fuese alguna
cosa. Y d√°ndome cuenta de que esta verdad: pienso, luego soy, era tan firme y tan segura que todas las extravagantes
suposiciones de los esc√©pticos no eran capaces de hacerla tambalear, juzgu√© que pod√≠a admitirla sin escr√ļpulo como el primer
principio de la filosofía que yo indagaba.
Descartes, R., Discurso del método, IV parte

Si ahora nos pregunt√°ramos: ¬Ņacaso vivimos actualmente en una √©poca ilustrada?, la respuesta ser√≠a ¬°No!, pero s√≠ vivimos en
una época de Ilustración. Tal y como están ahora las cosas todavía falta mucho para que los hombres, tomados en su conjunto,
puedan llegar a ser capaces o est√©n ya en situaci√≥n de utilizar su propio entendimiento sin la gu√≠a de alg√ļn otro en materia de
religión. Pero sí tenemos claros indicios de que ahora se les ha abierto el campo para trabajar libremente en esa dirección y que
también van disminuyendo paulatinamente los obstáculos para una ilustración generalizada o el abandono de una minoría de
edad de la cual es responsable uno mismo. Bajo tal mirada esta √©poca nuestra puede ser llamada ¬ę√©poca de la Ilustraci√≥n¬Ľ o
tambi√©n ¬ęel siglo de Federico¬Ľ.
Kant, I., Contestaci√≥n a la pregunta: ¬ŅQu√© es la Ilustraci√≥n?

5.1. Para Platón, el objeto del verdadero conocimiento son las……, que no pueden conocerse a partir de la experiencia …… y
la disciplina que encarna el más alto grado del saber es la……, cuyo objeto supremo de conocimiento es la idea de ……


5.2. Para Tomás de Aquino, el medio de alcanzar la felicidad es la ……, el buen hábito que perfecciona la naturaleza y que
consiste en seguir la ley……. (lo que corresponde a cada …… por su lugar en el orden de los seres), que es una participación
en la ley ……


5.3. Cuando habla de la res extensa, Descartes distingue entre las cualidades ‚Ķ‚Ķ y las cualidades ‚Ķ‚Ķ Seg√ļn Descartes, Dios
solo garantiza la existencia de las primeras, a saber, la …… y el ……


5.4. Kant sit√ļa el n√ļcleo de la ‚Ķ‚Ķ en el abandono por parte del hombre de una ‚Ķ‚Ķ. respecto de la cual √©l mismo es ‚Ķ‚Ķ,
porque los gobernantes no suelen tener inter√©s en oficiar como ‚Ķ‚Ķ de sus s√ļbditos en lo que respecta a las artes y a las
ciencias.

¬ŅBuscas Ex√°menes Relacionados?

Scroll al inicio